Donde centralismo hubo cenizas quedan