Reportaje taller x taller Revista VD, edición 865- sábado 02/02/2013

http://impresa.elmercurio.com/Pages/SupplementDetail.aspx?dt=2013-02-02&SupplementID=4&BodyID=0

Rodeados de arte

La casa de los artistas Isabel Arriagada y Matías Noguera tiene una doble función: además de ser su refugio y lugar de encuentro con la familia y amigos, ha transformado en taller cada uno de sus espacios.

por CONSTANZA SÁEZ

Para la artista plástica y escultora Isabel Arriagada siempre fue un sueño encontrar un lugar donde se pudiera mezclar el espacio privado y su trabajo con el arte. Había llegado con la idea desde Argentina, país donde junto a su marido, el muralista Matías Noguera, realizó una pasantía en la Facultad de Muralismo y Arte Público de la Universidad Nacional de La Plata. Esa experiencia les abrió nuevos rumbos y marcó en sus diferentes oficios, ligándolos a los espacios urbanos; en el caso de Isabel en la escultura y Matías en el muralismo.

En su casa, ubicada en la calle Capellán Abarzúa, en pleno barrio Bellavista, se pueden ver sus obras distribuidas por todos los recintos, con espacios dedicados a los grabados, la pintura y la escultura. Incluso el pasillo de la entrada ha servido como galería para algunas exposiciones de los trabajos de Matías.

Él estudió Arquitectura en la Universidad Finis Terrae, aunque su verdadera pasión está en el mural. De hecho, se dedica a eso desde que egresó, ha colaborado con Alejandro "Mono" González, la Brigada Ramona Parra y otros grandes exponentes de la disciplina en Chile. "Desde chico siempre tuve un interés por el dibujo y la pintura. Cuando estaba en la universidad me iba meter al taller de arte, ahí miraba lo que se hacía y fui alimentándome de ese lado, hasta que terminé en el espacio urbano", dice Matías. Para sus murales y pinturas, usa acrílico y óleo sobre tela, aunque también ha trabajado grabados con texturas.

Isabel nació en una familia de artistas, su mamá es diseñadora teatral y su abuelo fue pintor. Desde pequeña comenzó a trabajar con barro y a hacer sus propios moldes para hacer esculturas. Después de estudiar en el Colegio Experimental Artístico, se licenció en Artes Plásticas en la Universidad Finis Terrae y se dedicó a la escultura, oficio que hasta hoy desarrolla en su propia casa y también en un taller, donde comparte con otros escultores. "Trabajo principalmente el vaciado, el modelado en barro con un molde de yeso, y luego traspaso a un material definitivo, que puede ser cemento. Otras obras las hago directamente en materiales de obra gruesa, como la piedra y la madera", dice.

En la casa hay una sala especial para hacer grabados, está el dormitorio y una cocina abierta, y todos los muros tienen obras de Matías. El arte también se extiende al patio, donde ubicaron -bajo el parrón- una mesa armada en base a retazos de cerámica, donde destacan diversas piezas que modela la escultora. En el exterior también hay un mural, que cubre completamente la pared del fondo.

Los artistas han enfocado su trabajo al espacio público a través de murales, esculturas y talleres de gráfica callejera en varias ciudades de Argentina. A fines del año pasado Matías realizó "Derribando la pirámide", una muestra de murales y pinturas que presentó en su casa y que estuvo abierta a todo el público. Ahora ambos están trabajando para una exposición en Casas de Lo Matta junto con el artista Francisco Cintolesi que podrá ser vista en mayo de este año.